Hábitos en el trabajo

7 consejos para mejorar tu productividad en el trabajo

Cuando sientas que no estás logrando tu máximo potencial, usa estos “comodines” y ¡serás más feliz y más eficiente!

La productividad laboral es un tema clave en la vida de cualquiera. Pero a veces, en especial cuando estás recién ganando experiencia, lograr el rendimiento que deseas puede ser un poco más difícil de lo que creías.

Finalmente, todo se trata de hábitos. Si no los generas, te costará llevar a cabo tus labores de manera efectiva, lo que afecta directamente a ti, a tu equipo y empleadores.

Aprovechar más el tiempo de trabajo permite que vivas con menos ansiedad, al tener tiempo de revisión, tareas asignadas claras y una planificación estimada de tu día a día laboral. Además, al largo plazo sólo te traerá beneficios.

Estos son algunos de los consejos que debes tener en cuenta para ser más productivo en el trabajo.

Consejos para rendir mejor en el trabajo

  1. Replantea tus horas de sueño

Hay muchos tips que pueden ser dentro de la oficina en pos de la eficiencia, pero antes que ello, debes estar bien despierto y haber descansado de la mejor manera. Nada funcionará si no empiezas por aquellos hábitos como dormir las 8 horas necesarias y tomar un buen desayuno.

  1. Planifica tu alimentación

En la misma línea de lo anterior, si no te alimentas bien durante el día, tu productividad irá en declive. Recordemos que, finalmente, la comida es el combustible con el que nos llenamos. Elige aquellos alimentos que te den energía y vitaminas, versus aquellos que te producen decaimiento. Lleva un snack para evitar distracciones que te harán perder tiempo y productividad.

  1. Mantén ordenado tu espacio de trabajo

Ya sea que trabajes en terreno, oficina o en tu mismo hogar, es importante tener los elementos necesarios a mano y un orden general. Esto ayudará a que el espacio de trabajo sea ameno y no te distraigas más de la cuenta.

  1. Planifica tus pausas o recesos

Estar siempre ocupado no es un sinónimo de productividad. Por lo mismo, cada cierto tramo de tiempo, tómate algunos minutos para caminar, relajarte, o en definitiva pensar en otra cosa. Busca una distracción con tus colegas o a solas, y luego vuelve a tus labores.

Y por último

  1. Haz listas o planifica tu semana

Esta tarea puede ser semanal o diaria. Lo mejor es que anotes cuáles son tus deberes. Puedes elegir en orden de prioridad según urgencia, o pendientes, o como sea. ¡Tú lo sabes mejor que nadie! Así no tendrás problema en saber con qué seguir.

  1. Comienza por las tareas más difíciles

Mientras antes te afrontas con las tareas más difíciles de tu jornada, aprovechas los niveles de concentración y energía, que durante la mañana están al 100 %.

  1. Dedícate a un tema a la vez

Finalmente, cuando estés trabajando, ve tarea por tarea y no te distraigas e intercales. Así, el tiempo que tienes podrás separarlo de mejor manera, y reduces tus niveles de ansiedad ante la posibilidad de estar desarrollando múltiples tareas a la vez. Menos es más en este caso.

Ahora es tiempo de ponerlo a prueba. ¡Comienza el año con mejores hábitos!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *