Muere la diseñadora de moda británica Vivienne Westwood a sus 81 años

Vivienne Westwood empezó como la «emperatriz del punk» y terminó convirtiéndose en la gran estrella de la moda británica. La célebre diseñadora falleció este jueves a los 81 años tras cinco décadas en que hizo del diseño de ropa un arte político. «Vivienne Westwood murió hoy (jueves) en paz y acompañada por su familia en …

Muere la diseñadora de moda británica Vivienne Westwood a sus 81 años Leer más »

Vivienne Westwood empezó como la «emperatriz del punk» y terminó convirtiéndose en la gran estrella de la moda británica. La célebre diseñadora falleció este jueves a los 81 años tras cinco décadas en que hizo del diseño de ropa un arte político.

«Vivienne Westwood murió hoy (jueves) en paz y acompañada por su familia en Clapham, en el sur de Londres. El mundo necesita a personas como Vivienne para cambiar hacia mejor», indicaron en un mensaje en la cuenta de Twitter de la modista.

En un comunicado citado por la agencia PA, su marido y compañero creativo, Andreas Kronthaler, aseguró que estuvieron «trabajando hasta el final» y que le «dio muchísimas cosas con las que seguir adelante».

«Muchas gracias, querida», afirmó.

Entre los tributos, el museo Victoria and Albert de Londres la describió como una «verdadera revolucionaria y una fuerza rebelde en la moda», y la secretaria de Cultura británica, Michelle Donelan, afirmó que fue una «figura sobresaliente».

«Su estilo punk cambió las reglas de la moda en los años 1970 y fue muy admirada por su coherencia con sus valores a lo largo de su vida», destacó.

En su colorida trayectoria, Westwood hizo desfilar a Kate Moss con el pecho descubierto y comiendo helado, y casi rompe el tobillo de Naomi Campbell, que se tropezó en unos zapatos de tacón con una plataforma de 23 centímetros.

Aunque desde hacía años había cambiado su cresta punk por un cabello blanco recogido con un moño, Westwood siempre se mantuvo fiel a sí misma.

En 2016 dejó la dirección artística de su firma en favor de su esposo Kronthaler, un austriaco 25 años más joven. Pero la marca Westwood siguió allí: rebelde, transgresora y comprometida políticamente.

«Defender ideas me hace feliz», explicaba a su amigo Ian Kelly, coautor de su autobiografía publicada en 2014.

«Siempre punk»

Nació como Vivienne Swire el 8 de abril de 1941 en el pueblo de Tintwistle, cerca de Mánchester, donde su madre trabajaba en una fábrica de algodón y su padre remendaba zapatos.

Como adolescente se hacía sus propios vestidos y estudió joyería en Londres, aunque lo dejó rápido. «No sabía que una chica de clase obrera como yo podía ganarse la vida en el mundo del arte», admitió.

Se convirtió en profesora, se casó con el empleado fabril Derek Westwood, de quien tomaría el apellido, y tuvo un hijo con 22 años.

Pero su vida dio un giro radical unos años después cuando dejó a su marido por Malcolm McClaren, entonces gerente de la polémica banda punk los Sex Pistols.

Juntos abrieron una tienda de ropa en la famosa calle King’s Road de Londres que se convirtió en epicentro del movimiento punk británico.

En el momento álgido del negocio, bajo el nombre «SEX», las camisetas desgarradas y los artículos de látex y cuero de estilo BDSM se convirtieron en el uniforme provocativo de toda una generación.

En 1981, organizó su primer desfile en Londres, bautizado como «Piratas».

De ese periodo procede su célebre camiseta con el rostro de la reina Isabel con un alfiler de gancho —elemento tradicional de los punks— en la nariz. Y, aunque a lo largo de los años se aleja de la estética BDSM, nunca traicionará su espíritu punk.

«Lo que hago ahora, es todavía punk. Se trata de gritar contra la injusticia y de hacer reflexionar a la gente incluso si es incómodo. Seré siempre punk en este sentido», le dijo a Ian Kelly.

Defensora del medioambiente

Westwood mantuvo su irreverencia incluso cuando las élites la celebraban: en 1992, tras ser condecorada oficial de la Orden del Imperio Británico por la reina Isabel II, se hizo retratar por los reporteros frente al Palacio de Buckingham con la falda levantada y sin ropa interior.

Su lucha política se destacó especialmente en el medioambiente. Pionera, desde 2008 ya pedía a la industria de la moda tomar en cuenta el cambio climático y alertaba contra el consumo masivo de ropa.

Sin embargo, algunos le reprochan no predicar con el ejemplo. El grupo activista Remake indicó que su marca solo obtuvo 21 de 100 puntos en el índice de sostenibilidad.

Su otro gran combate fue la defensa de Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, detenido en 2019 tras haber pasado más de siete años refugiado en la embajada de Ecuador en Londres.

En 2021, llegó a encerrarse en una jaula ante un tribunal de Londres para protestar contra su juicio de extradición hacia Estados Unidos, que le acusa de haber divulgado secretos militares estadounidenses en 2010 sobre las guerras de Irak y de Afganistán. Si es condenado en ese país podría pasar muchos años en prisión.

WikiLeaks ha publicado la noticia sobre la muerte de Westwood con fotos de ella y Assange con una camiseta diseñada por Westwood y el mensaje: «Rest in Power» (Descansa en el poder).(AFP)


Quizás te interese

Scroll al inicio